¿A quien no le gusta sentirse como en los años 60 tumbada en una hamaca en medio del campo con la brisa del mediterráneo pero alejada del bullicio?

En GBZ os vamos a enseñar unos rincones muy especiales para poder sentirse así y en donde el mundo se convierte en paraíso.

Esta piscina esta en un Hotel perdido en Mallorca con aires de Tramontana en el horizonte.

Esta otra no deja de lado el campo pero en un entorno totalmente distinto. En la falda de la Sierra de Gredos encontramos este espacio de relajación que acompaña a una fantástica casa de campo familiar.

Zahara. Este es  el sol de Zahara una tarde de agosto. Esta piscina sin pavimento en uno de los laterales del vaso le aporta un carácter más romántico y relajante.

 

Un ambiente y lugar totalmente distinto aporta una sensación más familiar y urbana.

Este espectacular espacio se encuentra en Pirineos y es perfecta para las épocas del año más invernales.

 

Add your comment